Bliss

Crítica: ‘Bliss’


Sinopsis

Clic para mostrar

La artista Dezzy Donahue atraviesa una crisis creativa interminable. Incapaz de detener su mala racha, Dezzy está estancada profesionalmente. En un esfuerzo por combatir su suerte, se entrega a las drogas pesadas. Su especie de novio, Clive, está preocupado, mientras que su amiga Courtney y su enigmático esposo Ronnie siguen alimentando los impulsos más oscuros de Dezzy.

Sin embargo, poco a poco la fiesta parece que termina, y ahora Dezzy se encuentra sedienta de sangre y sufriendo visiones terroríficas. Al no haber sido nunca una persona con autocontrol, es incapaz de resistir sus nuevos impulsos peligrosos. Malas noticias para todos los que están en su vida, quienes están llenos del líquido rojo que Dezzy ansía desesperadamente.

Crítica

Es una orgía de ácido y creatividad rockanrolera que no aporta nada nuevo

BlissJoe Begos es un artista que se está perfilando como un prometedor cineasta de género fantástico, por sus interesantes propuestas y por sus personales argumentos, sus desinteresados films enlazados con los temas más clásicos. En el caso de ‘Bliss’ seguimos los pasos de una joven artista acosada por sus deudas y los plazos. Agobiada por el tener que finalizar una pintura y por la falta de inspiración. En una crisis artística recurre a las medidas más desesperadas y eso le lleva a buscar el éxtasis creativo, que es lo que literalmente significa bliss.

A la protagonista de la cinta no le basta la música, el alcohol o las drogas para encontrar su musa. La desesperada vía a la que acude casi como una yonki para alcanzar el éxtasis es la sangre. Necesita constantemente un cuelgue creativo. Es por eso que ‘Bliss’ tiene momentos violentos incluso caníbales o vampíricos. A Joe Begos le gusta regodearse en el sadismo y eso está bien, pero está justificado por los pelos. Es de esas películas que a veces solo se entienden a sí mismas, que se pueden interpretar como arte posmoderno.

Son ochenta minutos que formaron parte de las maratones Midnight X-Treme de Sitges, para hacerse eternos. Justo el año anterior sufrí una película de similares características visuales que fue ‘Mandy’. Muy ochentera, muy colorida, muy fluorescente. Se acerca a la locura que consigue Cosmatos. Igual de desfasada, más sexual, desbocada y explicita. Es una orgía de ácido y creatividad rockanrolera que va también sin rumbo alguno. Si te saltas escenas la puedes seguir igualmente porque está constantemente en el mismo punto.

Para referirnos a ella podemos hablar de ataque de frenesí cocainómano y antropófago. Suena bien, por parecer bastante loco pero es una película bastante injustificada y gratuita no está realmente reforzada por un discurso argumentado. Mientras la protagonista pinta un castell no nos ofrecen realmente un buen alegato sobre el arte y la inspiración más allá de la que nos podría dar un hippie salido de woodstock.

No estamos hablando de una película excesivamente amateur. La protagonista Dora Madison ha trabajado en series para Hulu, Universal, CBS, NBC, Showtime… del corte de ‘Dexter’. Y su nivel deja bastante que desear. Su interpretación es muy exagerada, a veces muy teatral, muy de escuela. Y el elenco que la rodea parece sacado de una escuela de interpretación de barrio.

Está bien saber aplicar las influencias de directores que te gustan o que les rindas homenaje. Pero también hay que contar una historia o transgredir de alguna manera. Creo que en este caso Begos no lo hace, aunque si es bueno con la cámara o el maquillaje no lo es con la escritura ni con sus actores.

Ficha de la película

Estreno en España: 7 de febrero de 2020. Título original: Bliss. Duración: 80 min. País: EE.UU. Dirección: Joe Begos. Guion: Joe Begos. Música: Steve Moore. Fotografía: Mike Testin. Reparto principal: Dora Madison, Jeremy Gardner, Tru Collins, Rhys Wakefield, Graham Skipp. Producción: Channel 83 Films. Distribución: Begin Again Films. Género: fantástico. Web oficial: http://beginagainfilms.es/bliss/

¿Nos compartes el contenido?

Acerca de Furanu

De origen irlandés y criado en tierras vetonas, este ingeniero curiosamente nació en Bloomsday. Pegado desde pequeño a una televisión y a cientos de páginas, ahora gasta su tiempo montándose películas y disfrutando las de otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.