rorschach

Reseña: “Antes de Watchmen: Rorschach” 1


Argumento

Clic para mostrar

“Antes de Watchmen: Rorschach” nos traslada a la sórdida Nueva York de 1977. Es la ciudad del crimen cotidiano, la del gran apagón y la de un asesino en serie, “el Bardo”, que parece actuar impunemente contra jóvenes indefensas. En la misma época en que entró en vigor la Ley Keene, destinada a prohibir comportamientos como el suyo, Rorschach debe enfrentarse al implacable Rawhead mientras intenta resolver el enigma del Bardo y proteger a Nancy, desconocida por la que quizá sienta un poco más de afecto que por cualquier otro ser humano.

Reseña

Pese a que sus manchas se transformen, Rorschach permanece inmutable.

rorschachEl cine suele hacer favores a la literatura aumentando las ventas de ejemplares en los que está basada la película que se va a lanzar o que se anuncia se empieza a rodar. “Watchmen”, la película que rodó Zack Snyder en 2009 impulsó las ventas del cómic homónimo que, si bien ya era un volumen de culto e imprescindible entre los lectores habituales de cómic, la acercó a la cultura popular y a las generaciones del siglo XXI.

Pero el tomo que nos atañe hoy es más moderno que la obra original de Alan Moore y Dave Gibbons. Proviene de una serie de siete historias publicadas por DC Comics (editadas por ECC en España) que nos narran el origen de los Watchmen. Aunque Alan Moore no las aprobó, consiguieron un gran éxito de ventas, ya sea por la calidad de sus historias o por la de los dibujantes/guionistas con los que cuentan.

En concreto, hoy queremos hablar de la serie de cuatro números que trata la historia de Rorschach, reunida en este tomo. Una serie de aventuras en las que ahondamos en el pasado de Rorschach tanto sin máscara como con máscara, respetando el espíritu y la biografía inicial del personaje. Desde luego el nivel narrativo dista del original, por mucho que se haya encargado del guión alguien tan grande cómo Azzarello, pero dista mucho de ser malo, es más, resulta bastante bueno. Incluso en el terreno artístico encontramos una gran diferencia y los pinceles de Bermejo superan a los de Gibbons, pero hay que tener en cuenta que las técnicas modernas juegan a favor del dibujante estadounidense.

Azzarello introduce varios guiños a la cultura popular y al cómic del que nace esta idea, como no podría ser de otra manera. Nos muestra algunas peripecias de lo que era el día a día de Rorschach. Es decir, trabajo callejero, nada de salvar el mundo ni de proezas grandiosas. Asesinos, pandilleros, saqueadores… a todo ello se enfrenta el antihéroe mientras las viñetas nos hacen perdernos por la historia como si estuviésemos deambulando por un laberinto de callejones neoyorquinos. Ese es el gran trabajo de Bermejo que puede incluso alzarse como estrella de esta obra por encima de Azzarello gracias a su estilo.

Alex Sinclair y Bárbara Ciardo tiraron de originalidad e imaginación para realizar unas portadas que jugasen con las manchas de Rorschach y las escenas que abren cada capítulo. El tomo es prácticamente solo historia. Como extra únicamente trae un pequeño conjunto de páginas con las portadas alternativas realizadas por Jim Lee, Jim Steranko, Jock, Chip Kidd e Ivan Reis además de dos bocetos de Lee Bermejo. Aunque pueda parecer un contenido adicional escueto, la relación calidad precio total es más que satisfactoria.

Ficha del cómic

Guionista: Brian Azzarello. Dibujante: Lee Bermejo. Color: Barbara Ciardo. Editorial: ECC. Datos técnicos: 112 págs., tomo, cartoné, color. Publicación: enero 2016. Precio: 13,50€.

¿Nos compartes la publicación? ¡Gracias!

Acerca de Francisco J. Tejeda White

De origen irlandés y criado en tierras vetonas, este ingeniero curiosamente nació en Bloomsday. Pegado desde pequeño a una televisión y a cientos de páginas, ahora gasta su tiempo montándose películas y comiéndose las de otros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.