La ciudad fría

Reseña: ‘La ciudad más fría’


Argumento

Clic para mostrar

Mientras el comunismo se desploma y el Muro de Berlín cae, un espía del MI6 muere asesinado cuando llevaba información importantísima: una lista con los nombres de todos los espías de Berlín. Sin embargo, cuando dan con el cadáver, resulta que no la lleva.

El MI6 envía a la agente veterana Lorraine Broughton a Berlín para que recupere la lista y, cuando llega, la mujer se encuentra un polvorín de descontento social, contraespionaje, deserciones que han salido mal, asesinatos encubiertos…

Reseña

Una ciudad fría que me ha dejado frío.

La ciudad fríaComo en otras ocasiones os reseñamos un cómic que ha establecido relación con el cine. En esta obra «se basa» la película ‘Atómica (Atomic Blonde)’, del futuro director de ‘Deadpool 2’, David Leitch (director no acreditado de ‘John Wick’). A la protagonista y personajes les interpretan Charlize Theron, James Mc Avoy, John Goodman, Bill Skarsgård o Sofía Boutella. Un reparto nada acorde a los personajes y el tono del cómic, al menos para los papeles que acostumbran a hacer, pero si muy apropiados para lo que parece que se va a hacer en la gran pantalla. Y es que la obra ilustrada, o novela gráfica como se tiende a decir ahora, tiene mucha más intrigas que acción, al contrario de lo que sugieren los tráilers de la película. Esta no es una historia de tiros y peleas, es una narración muy pausada sobre espionaje y juegos de dobles agentes. Lo que sí que tendrán seguramente en común ambas obras es el plasmar a una mujer lidiando y sobresaliendo en un mundo de hombres.

La historia transcurre cuando aún perduraba el muro de Berlín, cuando aún había un machismo abierto y sin tapujos. Una época en la que en la ciudad alemana todos sospechaban y tenían que urdir artimañas para salir adelante. Los a veces aburridos entresijos de la guerra fría van de la mano con el casi siempre soez reparto de cuatro viñetas cuadriculadas a modo de ventana. A mi gusto y parecer es una historia poco novedosa y llena de clichés. La salva el lenguaje, que es una de las claves de la ambientación tan lograda que tiene. Nombres precisamente en clave, abreviaturas, tabúes… En muchos sentidos me ha recordado a la película de ‘El puente de los espías’ pero con un toque más soseras y serio.

El guionista de este cómic, Antony Johnston, está presente en varios campos del entretenimiento, como lo son los cómics, las novelas o los videojuegos. Pero si citamos obras en las que ha trabajado, como ‘Wasteland’, ‘Daredevil’ o ‘Wolverine: Prodigal Son’ nos queda claro que su reputación ha sido granjeada a golpe de viñetas. Lo suyo parecen ser los antihéroes modernos y en este caso nuestra protagonista también se queda a caballo entre lo bueno y lo malo, tal vez ahí esté un pequeño logro, pues consigue sembrar una sospecha en un mundo de recelos.

El dibujo es poco detallista y en blanco y negro, quizá esta obra pedía más una tonalidad de grises para ganar profundidad. El dibujante Sam Hart figura en cómics de ‘Starship Troopers’ como rotulista y en esta publicación hace algo muy semejante, con la diferencia de que su trabajo constituye todo el resultado final del dibujo. Sin llegar a emplear tantas masas de negros como cómics archiconocidos como ‘Sin City’ o ‘Hellboy’ recrea bien el ambiente y los escenarios de la historia. Pero resulta monótono ver tantas siluetas y rostros boceteados con escasas líneas.

Lo dicho. Deja frío un guión tan convencional y un dibujo tan poco potente. A su favor tiene el saber crear una protagonista femenina, lástima que esté tan rodeada de tópicos. Y por supuesto, no utilizar esta obra como referencia a la hora de ver la película porque me da que no tienen casi nada que ver.

Ficha del cómic

Guión: Antony Johnston. Dibujo: Sam Hart. Editorial: Planeta Cómic. Datos técnicos: 176 págs., rústica con solapas, tintas integradas en b/n, 15 x 23 cm. Publicación: junio de 2017. Precio: 17,95€.

¿Nos compartes la publicación? ¡Gracias!

Acerca de Francisco J. Tejeda White

De origen irlandés y criado en tierras vetonas, este ingeniero curiosamente nació en Bloomsday. Pegado desde pequeño a una televisión y a cientos de páginas, ahora gasta su tiempo montándose películas y comiéndose las de otros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.