Infierno azul

Crítica: “Infierno azul” 1


Sinopsis

Clic para mostrar

En el tenso thriller INFIERNO AZUL, Nancy Adams (Blake Lively) está haciendo surf en una playa aislada cuando sufre el ataque de un gran tiburón blanco. Aunque se encuentra atrapada apenas a 200 metros de la costa, para sobrevivir deberá poner a prueba su voluntad y hacer acopio de todo su ingenio, sus recursos y su fortaleza.

Crítica

El tiburón blanco recupera su gloria gracias a Collet-Serra.

Infierno azulEste sí que es un auténtico regreso para el Tiburón Blanco. Devuelve la gloria a este escualo tras “Sharknado”, “El ataque del tiburón de tres cabezas”, “El tiburón del pantano”, “Tiburón fantasma” y todo este tipo de despropósitos que no han favorecido nada al mito cinematográfico que es esta criatura. De nuevo sentimos la grandeza de este animal marino como lo hicimos con el “Tiburón” de Spielberg, aunque sin pretender decir que esta película llegue a alcanzar esas cotas de éxito.

Collet-Serra confirma la progresión en la calidad de sus películas. Con “Infierno azul” ha logrado crear un thriller tenso y cautivador, lejos de la vacuidad de trabajos semejantes que surgen en la última década. Para el guión ha contado con Jaswinski, del que debo reconocer que no he visto nada, el cual ha logrado un libreto con el que no debe haber sido fácil trabajar. Juntos emplean algunos elementos con uso pronosticable, pero consiguen moverse bien dentro del género empleando más de una solución ingeniosa para el atolladero del personaje de Blake Lively. Pese a que es una película con tintes de serie B simpatizamos con la protagonista y mordemos el anzuelo. Esto se debe a algunos momentos rodados, bien montados, para profundizar algo en la vida del personaje y darle trasfondo. Incluso se llega a utilizar una gaviota como medio para exteriorizar los pensamientos de la protagonista.

El reparto es realmente muy corto. Tan solo posee dos protagonistas, Blake Lively y el tiburón realizado por ordenador. De la actriz californiana podemos decir que la venía al dedo el papel de surfista. Con “Infierno azul” se le ha presentado la oportunidad de llevar el peso de la película, de realizar un papel más físico e incluso de cubrir algún registro que no la habíamos visto hasta ahora. En todos esos aspectos sale triunfante. El tiburón no tiene defectos. No se han dado un baño de efectos especiales. Se juega con el visto y no visto pero a la vez también se muestra la majestuosidad de este animal que no olvidemos que se encuentra en estado “amenazado”.

Oscar Jaenada realiza un papel pequeño apareciendo al son de Albert Pla. Interpreta a un personaje latino que si bien puede incrementar el estereotipo erróneo que se tiene en Estados Unidos sobre los Españoles, está bien caracterizado. Más pequeña aún es la intervención de otra cara conocida como Brett Cullen que tiene una o dos escenas que aportan el componente sentimental de la cinta, como ya he mencionado antes.

La película es tensa, tiene buen ritmo, nos la van vendiendo con momentos videoclipistas, buena fotografía, efectos modernos… además se incluyen más dificultades a parte del escualo que nos dejan el sabor de haber visto un entretenimiento fresco y con sentido.

Ficha de la película

Estreno en España: 15 de julio. Título original: The Shallows. Duración: 87 min. País: EE.UU. Director: Jaume Collet-Serra. Guión: Anthony Jaswinski. Música: Marco Beltrami. Fotografía: Flavio Martínez Labiano. Reparto principal: Blake Lively, Óscar Jaenada, Brett Cullen, Sedona Legge. Producción: Columbia Pictures, Ombra Films, Weimaraner Republic Pictures. Distribución: Sony Pictures. Género: Thriller.

¿Nos compartes la publicación? ¡Gracias!

Acerca de Francisco J. Tejeda White

De origen irlandés y criado en tierras vetonas, este ingeniero curiosamente nació en Bloomsday. Pegado desde pequeño a una televisión y a cientos de páginas, ahora gasta su tiempo montándose películas y comiéndose las de otros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.