Emoji la película

Crítica: ‘Emoji la película’


Sinopsis

Clic para mostrar.

Emoji la película descubre los secretos nunca antes vistos del mundo interior de tu smartphone. Oculta tras la aplicación de mensajes de texto, Textópolis, es una ciudad bulliciosa en la que conviven todos tus emoticonos preferidos, a la espera de ser seleccionados por el usuario del teléfono. Se trata de un mundo en el que cada emoji tiene una única expresión facial, salvo en el caso de Gene, un entusiasta emoji que nació sin filtro alguno y tiene distintas expresiones. Dispuesto a ser “normal” como todos los demás, Gene pide ayuda a su mejor amigo “Choca esos 5” y el descifrador de códigos de mala fama, “Rebelde”. Juntos, se embarcarán en una épica “app-ventura” paseándose por todas las apps del teléfono, cada una en su contexto alocado y divertido, para dar con el código que reparará a Gene. Pero cuando surge una amenaza inesperada que pondrá en peligro al teléfono, el destino de todos los emojis dependerá de estos tres amigos que harán todo lo posible por salvar el mundo antes de que sea eliminado para siempre.

Crítica

Mejor de lo esperado, pero aún así poco eficiente.

Emoji la películaNo hay duda de que los emoticonos forman parte de nuestra vida. Difícil es que podamos decir que hemos pasado un día sin encontrarnos alguno en nuestras conversaciones telefónicas. Estos jeroglíficos modernos expresan en el mundo digital nuestro estado de ánimo, reacciones, ideas… Ahora, a través de una aventura animada, podemos obtener otra visión de ellos, mucho más fantasiosa e infantil de la que puede tener un programador informático, por supuesto. Pasando de este modo a formar parte del imaginario cinematográfico, superando en algunos sentidos mis bajas expectativas pero quedándose muy corta en sus pretensiones.

La selección de los personajes debió de ser como entrar en un buffet libre. El menú de nuestro teclado ofrece multitud de posibilidades y la elección de los guionistas (Eric Siegel, Anthony Leondis) está acertada. Han creado un protagonista con el que sentirse identificado y le han rodeado de carismáticos amigos de diversa índole. Pero no son sus criaturas, si no sus palabras, donde reside el desatino de ‘Emoji la película’.

El rango de edades al cual está dirigido la película no está bien definido. Los que fuimos a la E.G.B., las generaciones criadas en el siglo pasado, entenderemos mejor el mensaje de la película, pero somos ya demasiado adultos para el tipo de humor empleado. Sin embargo los más jóvenes se reirán de la gran cantidad de chistes fáciles y simplones que tiene la película, pero se perderán con el sentido de algunas frases y con muchas de las decisiones de los protagonistas.

Los únicos chascarrillos y recados que nos deja casi sin querer ‘Emoji la película’ para un público adulto tienen que ver con el uso prematuro de las tecnologías y lo absorbidos que estamos por el mundo digital, reduciendo nuestras relaciones humanas al mínimo incluso cuando el receptor de nuestro mensaje está en la misma sala. Podría servir para que un adulto haga autocrítica y reflexión, pero nuestros bisoños no se percatarán de esto por el modo en que está presentado, si acaso correrán a redactar mensajes con emoticonos. Si que es cierto, y se agradece, que en determinada escena y en su climax intente mandar el mensaje, nunca mejor dicho, de que es mejor un amigo real que muchos seguidores en las redes sociales. Pero eso no parece que impacte en nuestro protagonista humano.

Las voces tras las bambalinas de estos seres que cobran vida tras las bambalinas de nuestro teléfono llegan realizadas por estrellas muy conocidas. En su versión original figuran en el reparto T.J. Miller, Anna Faris, Sofía Vergara, Patrick Stewart, Jennifer Coolidge, James Corden, Cristina Aguilera… Pero yo la he visto doblada y he de decir que las personas elegidas para las voces en castellano han realizado un trabajo muy bueno. A parte de que el casting de doblaje me parece bien configurado, los actores que han estado involucrados en la película han hecho un buen uso de sus voces. En especial destaca la labor de Macarena Gómez como Rebelde y de Quim Gutiérrez como Gene, el protagonista, aunque él está más reconocible. No creo que haga falta decir que Carlos Latre está muy atinado con sus cuerdas vocales.

Gráficamente está lograda, incluso podría decirse que sirve de ejemplo visual del mundo digital para los más pequeños. Es una manera original de dar vida a algo tan estático como son los emojis de nuestros smartphones. Desde que tenemos constancia de un emoticono gráfico (en 1881) hasta la fecha mucho han cambiado estos caracteres ilustrados. Ahora tenemos una nueva concepción de ellos, menos aguda y cómica de lo que cabría esperar, pero con alguna que otra virtud.

‘Emoji la película’ no está mal concebida, por mucho que oigamos eso de “ya no saben de qué hacer películas”. El problema del filme es que no tiene un público objetivo claro en cuanto a su humor o le falta más chispa. La idea y la historia esta sorprendentemente bien desarrollada, aunque no suficientemente bien explotada. Tal vez dentro de varias décadas miremos esta película y con nostalgia recordemos las aplicaciones que aparecen en ella.

Ficha de la película

Estreno en España: 11 de agosto de 2017. Título original: The Emoji Movie. Duración: País: EE.UU. Dirección: Anthony Leondis. Guión: Eric Siegel, Anthony Leondis. Música: Patrick Doyle. Reparto principal (doblaje original): T.J. Miller, Anna Faris, Sofía Vergara, Patrick Stewart, Jennifer Coolidge, James Corden, Maya Rudolph, Cristina Aguilera. Reparto principal (doblaje español): Quim Gutiérrez, Macarena Gómez, Úrsula Corberó, Carlos Latre, Mario Vaquerizo. Producción: Sony Pictures. Distribución: Sony Pictures. Género: comedia, animación. Web oficial: http://www.theemoji-movie.com/

¿Nos compartes la publicación? ¡Gracias!

Acerca de Francisco J. Tejeda White

De origen irlandés y criado en tierras vetonas, este ingeniero curiosamente nació en Bloomsday. Pegado desde pequeño a una televisión y a cientos de páginas, ahora gasta su tiempo montándose películas y comiéndose las de otros.

Dejar un comentario