Vergüenza temporada 2

Impresiones de la segunda temporada de ‘Vergüenza’


Más vergonzosa, más extrema e incómoda

El próximo 30 de noviembre regresa ‘Vergüenza’ con su segunda temporada cargada de seis nuevos episodios. La serie creada por Álvaro Fernández-Armero (‘Allí abajo’) junto a Juan Cavestany (‘Vota Juan’) y producida por Apache Films (‘Paquita Salas’) regresa a Movistar+, su casa. La primera parte que pudimos ver desde noviembre del año pasado nos presentó a Jesús (Javier Gutiérrez), un fotógrafo sin pelos en la lengua y sin habilidad ninguna para empatizar con los demás o para hacer amigos.

verguenza segunda temporadaLa historia de este metepatas se llevó hasta cuatro Premios Feroz, un Fotograma de Plata, un Premio Unión de Actores y Actrices y otras muchas nominaciones. Esos galardones recabaron en sus actores principales, Javier Gutiérrez y Malena Alterio. Y en esta segunda temporada continúan manejando estupendamente el patetismo y tragicomedia de sus personajes, que también continúa Vito Sanz. El otro premiado de la temporada pasada, Miguel Rellán, sigue con su personaje sieso y reservado. Hasta aquí todo bien. Los protagonistas continúan teniendo entre ellos encuentros y conversaciones desagradables, lo suficientemente turbadoras como para hacernos reír.

‘Vergüenza’ sigue siendo una serie descarada e irreverente. Mantiene sus argumentos inhumanos, si nos referimos al tratamiento que se dan los personajes entre ellos. En ese sentido nos coloca ante sucesos tan engorrosos como los de los primeros capítulos. Pero Cavestany y Fernández-Armero han generado lances todavía más grotescos. Al continuar con las andanzas de Jesús y Nuria lo que parece que se ha pretendido es llevar más allá la historia, subir el listón. No sé si será esa la intención pero si es mi percepción. Eso hace que la serie sea más extrema, que los momentos incómodos rodados estén cerca de lo surrealista y de lo socialmente violento. Yo en este punto he tenido menos ocasiones para reírme y a mi gusto la serie se ha salido de unos límites que tenía bien definidos y se salta en varios momentos.

La carrera artística de Jesús sigue acaparando buena parte la serie pero el foco se ha desviado hacia otras tramas. Ha entrado en juego la paternidad, las falsas amistades, la confianza… Pero se mantienen las mismas temáticas: el respeto, la deshonra, el apego, el orgullo o la falta de humildad. Lo políticamente incorrecto pasa por nuestra pantalla continuamente. Y en esta segunda etapa de ‘Vergüenza’ no son solo los protagonistas los que se pasan de la raya. La serie ha incorporado algunos personajes secundarios que son tan bocazas, tan insoportables o más que Jesús y Nuria. Puede que esta sea otra de las razones por las que la segunda temporada me parece inferior a la primera, que por otro lado jugaba con la baza de poder marcar la diferencia en España con una serie tan sorprendentemente cargada de sinceridades. Al ver a los protagonistas rodeados de varios personajes con una personalidad igual o más embarazosa que la de ellos el contraste no es tan chocante y gracioso. Sí que hay personajes como el fontanero de Félix Ortiz o la madre de Óscar interpretada por María Casal que estaría bien que volviesen a aparecer y se les sacase más partido.

Esta producción de Movistar+ sigue teniendo a esas personas que miran a otros como defectuosos cuando son ellos los que carecen de aptitudes catalogadas como normales en nuestro mundo. Más que vergüenza sentiréis pena por las criaturas al cargo de ellos. Al igual que otras series de Apache Films me sigue recordando a ese humor ácido de Ricky Gervais (‘Extras’, ‘The office’) y continúa con esa gran estratagema de incorporar famosos haciendo de sí mismos como le ha tocado en esta ocasión a Álvaro Cervantes. A mí ya me tenían ganado con la primera temporada y aunque esta segunda no me ha divertido tanto sigo queriendo más. Lo bueno es que ahora para tener más ‘Vergüenza’ no tengo que esperar un año más, solo al especial de Navidad que saldrá el 24 de diciembre.

¿Nos compartes la publicación? ¡Gracias!

Acerca de Francisco J. Tejeda White

De origen irlandés y criado en tierras vetonas, este ingeniero curiosamente nació en Bloomsday. Pegado desde pequeño a una televisión y a cientos de páginas, ahora gasta su tiempo montándose películas y comiéndose las de otros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.