Juego Tronos 7x04

‘Juego de Tronos’, impresiones del 7×04 y avance del 7×05


Tremendamente emocionante la secuencia final.

Esto es lo que pasa cuando personajes cruciales se cruzan en ‘Juego de Tronos’. Ya iba tocando, empezamos a vivir encuentros clave en la serie fruto de la ira, la frustración, la bravuconería, la soberbia y los rencores pasados. En ‘Botines de guerra’  vislumbramos como se producen algunas contiendas que tanto los lectores como los espectadores llevábamos tiempo esperando. Cruces de personajes con mucho pasado en común, tanto familiar como personal, que pueden hacer detonar este polvorín en que se ha convertido Poniente, como si sus ríos estuviesen hechos de fuego valyrio. Y valyrio es también el acero que tanto empieza a cotizarse y que cada vez está más presente en algunas de las tramas.

Ya hemos pasado más allá de las diatribas. Poniente ha descubierto lo que son los guerreros de Essos y lo está sufriendo. Se ha producido el choque entre el mundo “salvaje” y el “civilizado”. Dos mundos luchan mientras la realeza intenta conservar su cabeza. Esto ya es una guerra abierta y puede que tengamos las primeras víctimas importantes confirmadas en el siguiente episodio.

Juego Tronos 7x04 playa ZumaiaPero no todo son llamas y muerte. Algunos de los encuentros han sido de lo más emocionales, aunque abren las puertas a nuevos peligros y nuevas tiranteces. Varios hermanos, de distintas familias, vuelven a verse y muchos de los seguidores de sus casas seguro que dejan caer alguna que otra lagrimilla.

La suerte ha sonreído a ciertos personajes que han cumplido en el episodio cuarto su misión sin quererlo, otros se han topado con más inconvenientes o piezas que manipular, otros ven como su lista de rivales se ve cuestionada y otros han de tirar del saber ancestral para lograr su propósito.

Si el cliffhanger de este episodio nos lo hubiesen dejado para el último capítulo estaríamos igual o más en vilo que cuando sucedió el de Jon Nieve. Hasta el momento el mejor de la temporada (pese a lo cantoso de sus cromas). No era difícil superar los tres episodios anteriores y si el nivel va a subir a partir de la última secuencia de esta cuarta entrega deberemos abrocharnos bien fuerte los cinturones para prepararnos.

La única pega que se mantiene hasta ahora es que está sucediendo todo muy rápido, muy precipitadamente y esto hace que no se sienten bien las bases ni se consiga que el espectador interiorice o asimile correctamente todo lo que está sucediendo. Sin mencionar la falta de grandes sucesos, pero creo que eso acaba de cambiar. Como contrapeso en España seguimos disfrutando con las vistas de nuestras localizaciones, como la playa de Zumaia o Rocadragón recreado en San Juan de Gaztelugatxe, no hemos visto nada de la ciudad de Cáceres en esta ocasión como sucedió en en anterior episodio.

¿Qué veremos en el próximo? He aquí el adelanto.

¿Nos compartes la publicación? ¡Gracias!

Acerca de Francisco J. Tejeda White

De origen irlandés y criado en tierras vetonas, este ingeniero curiosamente nació en Bloomsday. Pegado desde pequeño a una televisión y a cientos de páginas, ahora gasta su tiempo montándose películas y comiéndose las de otros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *