Autopsia Jane Doe

Crítica: ‘La autopsia de Jane Doe’


Sinopsis

Clic para mostrar

El cuerpo de una joven sin identificar aparece en un pequeño pueblo de Virginia. En el depósito de cadáveres, los dos forenses (Tommy y Austin, padre e hijo) pronto observan evidencias físicas muy extrañas. Con precisión metódica, su autopsia pone al descubierto los secretos ocultos tras el cadáver

Crítica

Una coherente y perspicaz historia de terror.

Autopsia Jane DoeJane Doe es como dicen en Estados Unidos para referirse a mujeres cuya identidad es desconocida (John Doe en el caso de los hombres). Y es que ‘La autopsia de Jane Doe’ parte del hallazgo del cuerpo inmaculado de una joven en una casa donde se han producido múltiples crímenes. El cuerpo es llevado a una morgue familiar y allí comienzan los misterios. La disección desvela intrigas ocultas que hacen que la película sea aún más enigmática, por si la premisa inicial fuese poco. Vamos sumando piezas a un extraño rompecabezas que se resuelve a mitad de la película sin que esta pierda interés. Esta es una película con ingeniosos y retorcidos enigmas en su primera mitad, pero con terror del tenso y típico en su segunda parte.

Casi nada más comenzar el filme nos presentan el escenario en el que se va a desarrollar la acción. Un lugar que nos aporta un ambiente extrañamente acogedor e inquietante al mismo tiempo. Un negocio familiar con sabor y olor a nostalgia que nos introduce en un submundo de muertos. Me parece una idea de lo más acertada y original aprovechar este escenario como otro protagonista indirecto.

Si voy al meollo de este género he de decir que la película tiene mucha casquería, terror y sustos. Hay que tener un estómago preparado para ver ‘La autopsia de Jane Doe’. André Øvredal juega con los detalles y con nuestra sensibilidad. Todo esto con coherencia y sin disponer de excesos de volumen en los sustos ni de un abuso de los recursos digitales, salvo en el último tramo en el cual el director nos hace soltar la tensión acumulada. Está muy cerca del terror tradicional, pero incorpora muy correctamente los adelantos del cine actual. Øvredal emplea trucos y técnicas propios de este tipo de películas, pero sabe aplicarlas tan bien que obtiene un resultado tan bueno como el que obtuvo con ‘Trollhunter’. Demuestra ser único aprovechando viejas criaturas del imaginario colectivo.

Los dos protagonistas, interpretando a padre e hijo, son el joven Emile Hirsch (‘La vecina de al lado’) y el laureado Brian Cox (‘Troya’). También podemos ver a Ophelia Lovibond (‘Guardianes de la Galaxia’) y a Michael McElhatton (‘Juego de Tronos’) pero la protagonista, aunque esté inmóvil, es Olwen Catherine Kelly cuyo cuerpo es estudiado y mostrado al detalle.

Personalmente me quedo con la originalidad de la primera mitad, el resto del filme es un survival horror de lo más adecuado. Aprovechad para verla gracias al Ciclo Sitges Tour (recibió un premio en ese festival), merece la pena que os atreváis a desmenuzar a esta Jane Doe.

Ficha de la película

Estreno en España: 13 de enero de 2017. Título original: The Autopsy of Jane Doe. Duración: 99 min. País: Reino Unido. Director: André Øvredal. Guión: Ian B. Goldberg, Richard Naing. Fotografía: Roman Osin. Reparto principal: Emile Hirsch, Brian Cox, Ophelia Lovibond, Michael McElhatton, Olwen Kelly, Jane Perry, Parker Sawyers. Producción: 42, Goldcrest Films International, Impostor Pictures. Distribución: A Contracorriente Films. Género: terror. Web oficial: http://www.acontracorrientefilms.com/pelicula/646/la-autopsia-de-jane-doe/

¿Nos compartes la publicación? ¡Gracias!

Acerca de Francisco J. Tejeda White

De origen irlandés y criado en tierras vetonas, este ingeniero curiosamente nació en Bloomsday. Pegado desde pequeño a una televisión y a cientos de páginas, ahora gasta su tiempo montándose películas y disfrutando las de otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.