Winchester. La casa que construyeron los espíritus

Crítica: ‘Winchester. La casa que construyeron los espíritus’


Sinopsis

Clic para mostrar.

A finales del siglo XIX, después de la trágica muerte de su marido y su hijo, Sarah construye una casa-fortaleza (la Mansión Winchester, conocida como la mansión más misteriosa del mundo) con un objetivo: mantener a raya a los espíritus de las personas fallecidas por un rifle Winchester, que, según dice, la visitan con demasiada frecuencia. Eric Price (Jason Clarke) llega allí con el objetivo de psicoanalizar a la señora Winchester, descubriendo que los fantasmas que la atormentan pueden no ser producto de su locura…

Crítica

Los hermanos Spierig han fantaseado demasiado con resolver el laberinto de Winchester.

WinchesterLa esposa del presidente de la Winchester Repeating Arms Company, Sarah Winchester (Helen Mirren), se hizo con el 50% de las acciones de la compañía tras la muerte de este en 1881. Fue entonces, y así sucedió hasta el día de su muerte, que esta mujer vivió de luto y su casa estuvo en constante construcción o reforma. Esto es debido a que Sarah creyó que así contendría a los fantasmas de aquellos que murieron a manos de un rifle Winchester. Esa es la parte verídica. Se añade que los otros miembros propietarios de la empresa fabricante de armas no estaban muy cómodos con esa situación y enviaron a un doctor (Jason Clarke) para que dictase un diagnóstico psiquiátrico y ya tenemos el punto de partida para una película en la que un visitante se introduce en una casa ajena bastante peculiar.

Esta es la premisa del largometraje rodado por Michael y Peter Spierig, los autores de la recientemente estrenada ‘Saw VIII’. Hasta aquí todo bien. El planteamiento es algo loco y bastante cautivador, sobre todo si buceamos en la historia que transcurrió verdaderamente en el estado de San Francisco, lugar donde se encuentra aún la casa que podemos visitar tanto por Internet como en persona. Incluso el principio de la película es atractivo con una lograda ambientación de los Estados Unidos de finales del siglo XIX y con el personaje interpretado por Clarke como protagonista en una espiral autodestructiva y como pilar escéptico del filme.

Pero en cuanto empiezan a llegar los sustos predecibles, sus fallos de raccord, las secuencias desatinadas, los argumentos manidos… es entonces cuando se echa por tierra la exposición que parecía que nos iba a hacer jugar con nuestra mente o nuestra superstición. Todo se convierte en una suerte de ’13 fantasmas’ en modo victoriano, pero sin llegar a esos extremos sangrientos o diabólicos, incluso irónicamente el número 13 tiene su importancia en la película. Son varias las escenas ilógicas acompañadas de malas interpretaciones, no solo por el joven Finn Scicluna-O’Prey, sino también por Helen Mirren que llega a sobreactuar.

Una de las peculiaridades de esta historia es la propia casa que da título a la película. Por eso el diseño de producción era importante. Su concepción no dista mucho de la realidad. Si mirarnos las fotos reales podemos comprobar que efectivamente tenemos esa casa que habría hecho las delicias de Escher. Es un laberinto sin orden ni sentido común, un galimatías de hogar llamado a ser mansión del terror. Por lo menos visualmente la cinta es disfrutable, como poco para aquellos que gusten de la narrativa gótica.

Otras películas que nos llegaron desde las antípodas como ‘The dead room’, que también mezclaban el escepticismo con lo paranormal, me resultaron más efectivas en su sencillez, tanto de producción como de número de habitaciones. De igual modo que ‘Winchester. La casa que construyeron los espíritus’ nos alude al hecho de que la Winchester comercializó patines, este filme supone un severo patinazo para los hermanos Spierig, pero no tanto como para pegarse un tiro con uno de los famosos rifles.

Ficha de la película

Estreno en España: 9 de marzo de 2018. Título original: Winchester. Duración: 94 min. País: Australia. Dirección: Michael Spierig, Peter Spierig. Guion: Michael Spierig, Peter Spierig, Tom Vaughan. Música: Peter Spierig. Fotografía: Ben Nott. Reparto principal: Helen Mirren, Jason Clarke, Sarah Snook, Eamon Farren, Finn Scicluna-O’Prey, Jemaine Clement, Mike White. Producción: Blacklab Entertainment, Imagination Design Works. Distribución: Vértice 360. Género: terror.

¿Nos compartes la publicación? ¡Gracias!

Acerca de Francisco J. Tejeda White

De origen irlandés y criado en tierras vetonas, este ingeniero curiosamente nació en Bloomsday. Pegado desde pequeño a una televisión y a cientos de páginas, ahora gasta su tiempo montándose películas y comiéndose las de otros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.