Nunca digas su nombre Bye Bye Man

Crítica: ‘Nunca digas su nombre (Bye Bye Man)’


Sinopsis

Clic para mostrar

La gente comete actos inimaginables. Una y otra vez, intentamos entender qué les lleva a realizar tales atrocidades. Pero la cuestión no es “qué”, si no “quién”. Cuando tres estudiantes universitarios se mudan a una vieja casa fuera del campus, sin querer, liberan a “Bye Bye Man”, un ente sobrenatural que persigue a quien descubre su nombre. Intentarán mantener su existencia en secreto para alejar al resto de una muerte segura.

Crítica

Se recomienda hacer uso del olvido.

Nunca digas su nombre Bye Bye ManParece que en toda carrera de actor, hablando sobre todo de aquellos que se quieren abrir paso en Hollywood, tiene que haber dos cosas imprescindibles: haber trabajado de camarero y hacer una película repleta de tópicos. Desconozco cuántos platos del día han servido los protagonistas de ‘Nunca digas su nombre’ pero estoy seguro de que en sus currículos ya han cumplido el segundo requisito.  Tras aparecer en el filme de Stacy Title ya pueden decir que arrancan como otras estrellas que de muy jóvenes tuvieron que pasar por producciones tan poco trascendentes como esta. De hecho en esta película aparece Faye Dunaway, que tiene en su haber algunos títulos relacionados con el género fantástico, sin querer desmerecer su trabajo en grandes obras como ‘El coloso en llamas’, ‘Bonnie & Clyde’ o ‘Chinatown’.

Si echamos la vista atrás y miramos películas como ‘Se lo que hicisteis el último verano’, ‘Scream’, ‘The Ring’, ‘Llamada perdida’… y otros títulos slasher o de carácter paranormal, encontraremos multitud de pautas e incluso errores que aquí se siguen. De inicio la película establece una norma que no se sigue y que de haberse respetado no podría haber arrancado del modo en que se arranca o al menos habría que haber empleado otro tipo de eventos más fáciles y creíbles para el espectador. Pero si obviamos ese fallo de guión tampoco nos encontramos ante una trama interesante. Desconozco si el texto de Robert Damon Schneck en el que se basa está más trabajado, pero desde luego Jonathan Penner, escritor de otras películas de su cónyuge, Title (‘El diablo viste de negro’), no se ha devanado los sesos a la hora de adaptarlo o de preocuparse en ofrecer un entretenimiento mínimamente potable o sorprendente.

Nos podemos quedar, por salvar algo, con su ritmo y con la criatura recreada por uno de los «grandes monstruos tras la máscara» de hoy en día. No me refiero al español Javier Botet, por suerte no cuenta con esta película en su haber, si no de Doug Jones. El estadounidense aparece muy bien maquillado pero le resta calidad su acompañante, un perro torpemente recreado con CGI. Torpemente para las posibilidades que ofrecen las tecnologías de la época y para una película que ronda los 7 millones de dólares de presupuesto. Si la comparamos con cintas que contaron con menor inversión y mejores resultados tenemos que ponerla muy por detrás de títulos como ‘Insidious’ o ‘The Witch’.

Para colmo nos deja con la sensación de pretender crear saga y no nos ofrece ningún detalle sobre los orígenes o motivaciones de este nuevo ente asesino. Puede enfadar mucho pues me parece pretencioso que crean que los espectadores se vayan a implicar con entusiasmo en una segunda parte.

Ficha de la película

Estreno en España: 5 de mayo de 2017. Título original: The Bye Bye Man. Duración: 96 min. País: EE.UU. Dirección: Stacy Title. Guión: Jonathan Penner. Música: The Newton Brothers. Fotografía: James Kniest. Reparto principal: Douglas Smith, Lucien Laviscount, Cressida Bonas, Michael Trucco, Doug Jones, Carrie Anne Moss, Faye Dunaway, Jenna Kanell, Erica Tremblay y Cleo King. Producción: Intrepid Pictures, Los Angeles Media Fund (LAMF). Distribución: Diamond Films. Género: terror, thriller. Web oficial: http://diamondfilms.es/project/nunca-digas-su-nombre-bye-bye-man/

¿Nos compartes la publicación? ¡Gracias!

Acerca de Francisco J. Tejeda White

De origen irlandés y criado en tierras vetonas, este ingeniero curiosamente nació en Bloomsday. Pegado desde pequeño a una televisión y a cientos de páginas, ahora gasta su tiempo montándose películas y comiéndose las de otros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.