El hijo del acordeonista

Cr√≠tica: ‘El hijo del acordeonista’


Sinopsis

Clic para mostrar

David Imaz tuvo que huir del Pa√≠s Vasco a mediados de los setenta, repudiado por los suyos, acusado de traici√≥n. A pesar de encontrar la felicidad en California, su pasado le sigue pesando y el sentimiento de culpa no le permite afrontar con serenidad sus √ļltimos d√≠as de vida.

Joseba Altuna, su amigo de la infancia, acude a despedirse de él y de paso, a ajustar cuentas pendientes. Han pasado mucho tiempo sin verse, pero llegó la hora de enfrentarse a la verdad.

Crítica

Se capta más el propósito que el sentimiento

El hijo del acordeonista CartelEscritor a destacar sin duda, Bernardo Atxaga, de entre todos los que actualmente escriben en euskera. Su obra ha sido traducida a m√ļltiples lenguas y trasladada al cine anteriormente por cineastas como Montxo Armend√°riz o Pello Varela. ‘El hijo del acordeonista’ se convirti√≥ previamente en obra de teatro y ahora es Fernando Bernu√©s con gui√≥n de Patxo Teller√≠a quien la convierte en un filme que podr√° verse en pantalla grande.

En esta pel√≠cula dos amigos se reencuentran cuando uno de los dos est√° a punto de morir en California. Dos personas que hace a√Īos que no se hablan y que en su juventud empu√Īaron las armas por la independencia de Euskadi. Esta nueva reuni√≥n destapa recuerdos otrora enterrados, los cuales suponen meter el dedo en heridas nunca cerradas. Heridas que parece que ni ellos ni su pa√≠s han sabido cerrar nunca.

Como podr√©is intuir la pel√≠cula nos hace saltar entre Estados Unidos y el Pa√≠s Vasco a medida que recorremos el presente y las remembranzas de los protagonistas. El ritmo del filme est√° bien marcado, el montaje nos descubre a modo de novela toda la historia. As√≠ mismo nos habla en euskera, castellano e ingl√©s seg√ļn vamos pasando p√°ginas de las memorias del protagonista moribundo.

La pel√≠cula peca en caer en un aroma de telefilme y no consigue empaparnos de un sentimiento de morri√Īa. La melancol√≠a campestre sencilla y pasada que nos retorne a tiempos de posguerra no nos abraza. Eso evita que ‘El hijo del acordeonista’ sea poco entra√Īable y por lo tanto las emociones no nos sean cercanas.

No es que ‘El hijo del acordeonista’ establezca un paralelismo entre sus dos protagonistas y los bandos que se enfrentaban en la Espa√Īa de finales del siglo XX. Se pueden encontrar similitudes y de haber tomado la pel√≠cula esas v√≠as quiz√° tendr√≠amos entre manos una propuesta m√°s interesante, aunque por otro lado arriesgadamente manida. Si hay algo en lo que acierta este t√≠tulo es en remarcar que no todo aquel que se vio inmerso en el conflicto armado lo hizo por motivos pol√≠ticos o por querer escoger voluntariamente un bando. Tambi√©n hubo quien cay√≥ hacia un lado u otro por simples motivos personales de odio, amor u ambici√≥n. Eso produjo chivatos, rencillas, estigmas, secretos, traiciones… que se ejemplifican claramente en el gui√≥n e intuyo que tambi√©n en la novela que muy probablemente muchos coger√°n tras ver esta pel√≠cula.

Callarse los secretos puede acabar no solo con las amistades o las familias más fuertes, si no con los lazos más robustos que uno puede tener con su tierra o su gente. La moraleja está ahí, el sentimiento no tanto.

Ficha de la película

Estreno en Espa√Īa: 12 de abril de 2019. T√≠tulo original: Soinujolearen semea. Duraci√≥n: 95 min. Pa√≠s: Espa√Īa. Direcci√≥n: Fernando Bernu√©s. Guion: Patxo Teller√≠a. M√ļsica: Fernando Vel√°zquez. Fotograf√≠a: Peio Villalba. Reparto principal: Aitor Beltr√°n, I√Īaki Rikarte, Cristian Merch√°n, Bingen Elortza, Joseba Apaolaza, Mireia Gabilondo, Frida Palsson, Miren Arrieta, Laia Bernu√©s, Eneko Sagardoy. Producci√≥n: Abra Producciones, Tentazioa. Distribuci√≥n: Filmax, Barton Films. G√©nero: drama. Web oficial: elhijodelacordeonista.filmax.com

¬ŅNos compartes la publicaci√≥n? ¬°Gracias!

Acerca de Francisco J. Tejeda White

De origen irland√©s y criado en tierras vetonas, este ingeniero curiosamente naci√≥ en Bloomsday. Pegado desde peque√Īo a una televisi√≥n y a cientos de p√°ginas, ahora gasta su tiempo mont√°ndose pel√≠culas y comi√©ndose las de otros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.