Two weeks to live

Crítica de ‘Two weeks to live’ protagonizada por Maisie Williams


Una comedia tontorrona muy a la inglesa

El próximo 23 de diciembre tenemos un reencuentro en HBO España con Maisie Williams. No, no estamos hablando de una maratón de ‘Juego de Tronos’ ni de una secuela del personaje de Arya, aunque ambas cosas serían bien recibidas. Hablamos de la nueva serie ‘Two weeks to live’ realizada por el director Al Campbell (‘Code 404’) a partir de las ideas y guiones de Gaby Hull (‘Benidorm’) con la colaboración de Phoebe Eclair-Powell (‘Hollyoaks’).

Two weeks to live‘Two weeks to live’ es una serie corta, de seis episodios con una duración tradicional, 24 minutos. Williams interpreta a Kim Noakes una joven un tanto peculiar que va viajando descubriendo la realidad. Ha vivido toda su vida recluida, apartada del mundo y sobreprotegida por una madre que la alejó de todo tras presenciar la muerte de su padre a una tierna edad. Pero esta exploradora en pleno siglo XXI no es una mosquita muerta que esté inofensiva. Ha estado desprovista de una vida social pero no es tonta y está entrenada en técnicas de supervivencia. Suena gracioso ¿verdad? Lo es.

Cual Íñigo Montoya o Dae-su Oh la joven se embarca en una escalada de violencia para vengar la muerte de su padre. Ella es como una versión inglesa y sin mayas de Hit-girl la niña que interpretó Chloë Grace Moretz en ‘Kick-Ass’. La historia se llena de amigos, policías, delincuentes y relaciones de lo más raras.

Este es un ejercicio algo parecido al que lleva haciendo un buen tiempo Daniel Radcliffe. Una actriz encorsetada en el mismo personaje desde que era muy pequeña intenta romper esa imagen. Y en este caso resulta más fácil y difícil a la vez, pues aunque el actor de ‘Harry Potter’ tenía que desvincularse de una imagen más fantasiosa e infantil, Maisie Williams tiene que dejar de ser la niña cambiapieles que siempre fue dura de roer. Fácil porque el tono es marcadamente cómico, las armas ya no son espadas y la acción es más directa. Difícil porque en resumidas cuentas sigue estando metida en una historia de muerte y venganza donde además ella es también una chica fuera de la norma que resulta implacable. Y aún más difícil porque se incluyen algunas cosas en común con ‘Juego de Tronos’ (tiene una lista/diario, vio morir a su padre y se copia un movimiento muy famoso).

Obviamente hay que tener en cuenta que Maisie Williams ha hecho más cosas desde que ‘Juego de Tronos’ enfiló su final. Lo más destacado ha sido su trabajo en ‘Los Nuevos Mutantes’ pero dentro de poco la veréis también en ‘The Owners’, una película ya proyectada en Sitges que esperemos llegue a cines españoles. Con todo esto quiero decir que la actriz sigue encaminando su carrera por la vía de lo fantástico, terrorífico o violento. Participando además sobre todo en producciones del Reino Unido. En el caso de ‘Two Weeks to live’ se nota ese sabor británico. Por el acento, los personajes, el ambiente, los chistes y por un reparto compuesto también por Sian Clifford, Mawaan Rizwan, Sean Pertwee, Thalissa Teixeira y Jason Flemyng, entre otros.

Williams también sigue en cierto sentido los pasos de Radcliffe al hacer una comedia con bastante patetismo y sangre, como lo fue ‘Guns akimbo’. Humor con mucha acción. Y Maisie Williams lo hace muy bien. Su personaje es torpe y a la vez letal. Resulta ruda y en cierto sentido encantadora. La actriz dejó de ser una niña hace tiempo y en este papel se muestra muy diestra con las escenas de lucha y también con un tipo de comedia que sospecho que va bastante con su personalidad.

No puedo cerrar sin hablar de la que hay que considerar también protagonista de esta serie. Sian Cliffor, actriz de ‘Fleabag’, interpreta a la autoritaria y también letal madre de Kim (Williams). A cada cual más loca. Si uno va progresando en la serie es gracias a estas dos actrices y a la relación de sus personajes. Aportan un toque perturbado que aunque no es un chorro de aire fresco se agradece.

¿Nos compartes la publicación? ¡Gracias!

Acerca de Francisco J. Tejeda White

De origen irlandés y criado en tierras vetonas, este ingeniero curiosamente nació en Bloomsday. Pegado desde pequeño a una televisión y a cientos de páginas, ahora gasta su tiempo montándose películas y disfrutando las de otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.